CALENTAMIENTO NACIONAL

Hoy en día la publicidad chilena tiene un gusto a fome, poco atractiva y desaliñada. Nuestra cuna nacional (Publicidad) no está siendo atendida por el consumidor, ver los mismos comerciales una y otra vez cansa, pero cansa más cuando aburren y no llaman la atención. Sentarse, ver un programa X, y no cambiar el canal cuando comienzan los comerciales, hoy en día es un desafío para los consumidores.
Hay algunas agencias que no se atreven a mostrar algo diferente, algo que por lo menos despierte una opinión positiva al consumidor sobre lo que están viendo o escuchando. La buena publicidad chilena suena poco en el día a día, el consumidor está siendo llevado a un suicidio publicitario, no quieren ver publicidad que da sueño, sus comentarios, gestos y miradas son de agotamiento, no quieren más. En la red se encuentran trabajos tremendos, en un nivel sorprendente, pero cuando abrimos un diario, encendemos la radio y salimos a la calle, vemos en la mayoría trabajos pobres, no llaman, no logran captar la atención.
No hay corazón ni empatía del consumidor hacia la marca, muchos directores creativos reconocidos (chilenos) afirman este error en la publicidad nacional. Es lo mismo, las mismas temáticas de competencia, promoción, todos ofrecen los precios más bajos pero nadie sabe como comunicarlos de manera distinta. Faltan conceptos sólidos e ideas grandes, mundiales, que impacten y llamen la atención. Pocas son las agencias que se abren al riesgo y dan el primer paso y las que se han adentrando más en ello, han tenido sólidos, creativos y efectivos resultados. Quien intenta sacar un verdadero y sólido concepto de campaña, crea fácilmente opinión y que se hable del producto sin ningún problema por un largo tiempo, como es el ejemplo de la campaña de jugos Watt’s creada por Lowe Porta con los dos simpáticos personajes que ya son reconocidos por todos. También la actual campaña de BBDO Chile para cerveza Cristal, y así suma y sigue la toma de riesgo con resultados. Pero que pasa con las agencias que no se atreven a vender ideas grandes y creativas a los clientes, esas son las que tienen grandes cuentas y que se ven día a día con publicidad que no despiertan ninguna necesidad ni forma de poner atención en el anunciante.
Nosotros los jóvenes tenemos que encargarnos de no aburrir a la gente, de pensar en grande, tener fe de que chile será en unos años más el país que rugirá en el mundo y todos mirarán hacia acá, es cosa de tiempo(Tengo fe), creeamosnos el cuento y de una buena vez digamos todos fuerte: “SOY EL MEJOR”. Construyamos cosas nuevas y creativas SOMOS LOS MEJORES.

Cristóbal Ramírez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.