“HUÉRFANOS” Fotografías de Juan Diego Santa Cruz!

juan-diego-santa-cruz.JPG

SALÓN TUDOR

Desde el miércoles 4 de febrero hasta el domingo 1 de marzo

“Te puedes sentir muy solo en Liverpool un sábado por la noche,    y es sólo jueves en la mañana”. Paul Angelis, como Ringo, Yellow Submarine, 1968

Dentro de nuestro plano óptico, el ojo no percibe los objetos en sí mismos, sino por la luz que esos objetos reflejan. La luz es la que hace visible al objeto. En este proyecto fotográfico, Santa Cruz, capta con su cámara a anónimos transeúntes del paseo Huérfanos, que por un segundo son iluminados por los reflejos de las ventanas de los edificios cercanos. Al pasar por un punto específico, donde caen los rayos del sol que rebotan en las ventanas de los edificos del paseo Huérfanos, estos personajes “se iluminan”, se hacen visibles y salen de la oscuridad de las tinieblas y de las medias tintas para ser captados, en ese preciso instante  y sin darse cuenta, por el fotógrafo. 

En el gótico y en la simbología cristiana en general, la luz está entendida como la sublimación de la divinidad. Como la luz transfigurada  con vidrieras de colores de las catedrales góticas, en las imágenes de Santa Cruz, la luz que se refleja en edificios cercanos, crea por un instante un espacio simbólico y sagrado que nos permite ver más allá y descubrir esa sacralidad que se encierra en cada historia cotidiana y mínima. En las fotografías de la muestra “Huérfanos”, el rayo de luz es protagonista ya que participa activamente al poner en evidencia a la vez toda la humanidad y la divinidad del transeúnte iluminado.

En este proyecto, a diferencia de otros anteriores, para el artista se hizo patente la imposibilidad de pedirle a las personas que posaran para él. Según él, las personas cambiamos la mirada cuando se nos pide ser fotografiados. Y además, en este caso fue el rayo de luz natural y no manejado por el fotógrafo, el que fue determinando a los “elegidos”, al iluminarlos. Y el artista estaba ahí, al acecho, con su ojo atento para captar ese momento de iluminación.

Según palabras del propio Santa Cruz: “Mi objetivo fue capturar la soledad, el desamparo, la melancolía y aparente falta de propósito vital de los capitalinos en un lugar de gran tráfico. Es sorprendente la cantidad de gente que en medio de la ciudad tiene un andar tranquilo, que camina mirando el suelo como si nada ni nadie los esperara. El aparente apuro y agresividad de los santiaguinos no está siempre presente. Hay muchos que no van a ninguna parte, que están solos y sus caras derrotadas, que acarrean maletines vacíos. Carpetas con papeles en blanco y cuentas vencidas. Como si la vida les pasara por el lado”.

Valiéndose de todos los recursos a su haber, el artista utilizó tecnologías fotográficas antiguas y artesanales que luego fueron llevadas al campo digital.  Tomó las fotografías usando una cámara de placas con paño en la cabeza de 4″x5″ ( negativo de 10 x 13 cms.), obteniendo negativos de gran calidad que luego fueron escaneados para realizar las 10 copias de 1,2 x 1 mt. que conforman esta muestra.“Casi todas nuestras desgracias nos vienen de no haber sabido permanecer en nuestra habitación” Pascal. Juan Diego Santa Cruz ( Santiago de Chile, 1973) es fotógrafo profesional con más de diez años de experiencia. Realizó sus estudios en la Universidad de Nueva York (NYU) y ha trabajado en numerosos medios chilenos e internacionales tales como Revista Paula, Fibra, The Clinic, Revista El Sábado de El Mercurio, Rolling Stone, New York Magazine y Monocle. Ha trabajado con numerosos clientes publicitarios. Ha expuesto en numerosas ocasiones incluyendo Fotoamérica 2004 y 2006. Es autor del libro de retratos Chilean Beauty. ¡Te esperamos en la inauguración el miércoles 4 de febrero de 2009 a las 19:30 horas!

Fuente: www.tudor.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.