Todos somos “creativo”

Hace tiempo, hace mucho tiempo viene dando vueltas en mi cabeza un pensamiento: la creatividad es uno de los conceptos más sobrevalorados que he conocido. Perdón, no sobrevalorado, sino desvirtuado… Y de esa desvirtuación, su sobrevaloración. Si bien la palabra adquiere distintos sentidos según el contexto, los publicistas que trabajamos en el área de creación de una agencia de publicidad, nos hemos denominado a nosotros mismos “creativos”. Si se fijan, lo que en principio es un adjetivo, pasa a ser un sustantivo. “Los creativos”. Incluso, quizás por facilismo, síntesis o lo que sea, otros departamentos de las agencias, clientes, etc, nos llaman “creativos”. Y no está mal en sí, no es eso lo que voy a plantear. Pero sí la apropiación del concepto, la sustantivización (si acaso existiera la palabra).

La verdad es que no hace falta buscar en Internet la etimología de la palabra creativo (yo lo hice por rigurosidad, ya que estoy escribiendo una columna); cualquiera puede darse cuenta que creativo viene de crear. Creativo no es otra cosa que crear algo de la nada. Antes nada, después algo. Sí, somos creativos. Pero somos “Los Creativos”? No es una denominación soberbia, ni orgullosa… Pero peca en algún aspecto. La creatividad es una virtud inherente al ser humano. Todos creamos, todo el tiempo, en el trabajo o fuera de él. Y no sólo los que llegan a su casa después del trabajo y pintan un cuadro o escriben poesía. Desde el momento en que en la cabeza hay una idea y luego se lleva a cabo, se es creativo. Ser “los creativos” desmerece la condición humana de todos los que no forman parte de este selecto grupo. (más…)