7 mayo 2021

Comunicación Política!

Quizás sea uno de los campos menos considerados a la hora de estudiar publicidad, periodismo, comunicación audiovisual o producción. De la misma forma, debe ser uno de los campos menos explorados a la hora de salir de tu carrera. Pero habemos algunos que cruzamos sutilmente esa línea entre los valores juveniles de la pasión y la locura, para aburguesarnos en un sistema llenos de dogmas y paradigmas imposibles de romper… todo por el cochino dinero. Y para muchos puede ser una experiencia de mierda, porque estamos hablando de un mundo que tiene sus propias leyes. Es como entrar a la población La Victoria; si bien una o dos veces al mes entra un tropel de Carabineros, Fuerzas Especiales y Los Magníficos a hacer algún operativo o grabar un programa de televisión, los otros 29 o 30 días del mes, todo se basa en la teoría de Dargüin: la supervivencia del más flaite. El mundo de la comunicación política es similar a una población marginal: mucho bullying (laboral en este caso), andropausia creativa, frasecillas recurseras y cantitos pegajosos pero sin gracia a las que uno, apelando a una válvula de escape creativo, les cambia la letra.

♪ Late el centro… late el centro ♪, el jingle del PRI, siempre puede quedar como ♪ Late el miembro… late el miembro ♪ ¿o no?

Mi experiencia en este mundo salvaje, donde el más hombre es quien le pega a la mesa con más fuerza (o el que roba más, haciendo que menos se den cuenta), ha sido diversa. Entré con mucho susto, las primeras veces, quizás amparado bajo el alero amable del pituto fui desarrollándome, y con el tiempo llegué (casi sin darme cuenta) a trabajar en esta área de la comunicación a tiempo… … … ¿qué es más que tiempo completo?… tiempo exagerado puede ser, o tiempo demencial. Porque sea quien sea que quiera meterse a esto tiene que estar listo para una serie de inconvenientes laborales: fines de semana trabajados sin retribución, reclamos injustificados, asumir responsabilidades que uno jamás imaginó que debía asumir, jefes bipolares, presiones profesionales y políticas las 24 horas del día, candidatos sin criterio alguno, ni siquiera el deforme (son preferibles los que no tiene el criterio formado, porque al menos tienen criterio y si eres lo suficientemente inteligente, puedes moldearlo a tu imagen y semejanza… ahí es donde nace el puesto de “asesor”), interminables reuniones, políticos que no les importa decir lo que tienen que decir, si no lo que quieren decir (esto último, para efectos de una reunión urgente de planificación de emergencia, es lo peor) y teléfonos que no paran de sonar todo el maldito día con pelotudos preguntándote “si yo mandé mi foto (impresa) ayer (el plazo era hace un mes), ¿por qué todavía no recibo mi propaganda?”, o la mejor de todas las llamadas, cuando te amenazan: “yo hablé ayer con el Senador en persona, y me dijo que se iba a preocupar él personalmente de solucionar mi problema”… todavía no he recibido ninguna de las, cuando menos, 25 llamadas diciéndome que el Senador las iba a agarrar conmigo. Pero sí, hay que ser honestos y confesarlo: la primera vez que me amenazaron con eso, tuve que ir de urgencia a comprarme un forro nuevo para la silla.

Si alguien me preguntara si todo esto vale la pena, la única respuesta válida que tengo es “depende de cuánto valga cada lágrima”… finalmente, y sin excepción, todos los que estamos en esto, estamos, en gran parte, por las lucas. Puede haber un sentimiento de comunión política, quizás, de hecho, si no lo hay todo se transforma en una tortura… no podría imaginar, por ejemplo, al hijo periodista de Gladys Marín haciendo el lobby de prensa para la campaña de la UDI… a menos que esa visión contemple una pistola en la nuca y un grillete en el tobillo. Pero debemos ser honestos, nadie trabaja por bolitas de dulce (quizás el conejo de Trix… pero no estoy seguro), y todos los que hacemos comunicación política, estamos embarcados en sendos proyectos con tremendos cheques a fin de mes (o de campaña, depende del trato que pueda negociar usted). Entonces, si alguien me pregunta al respecto, puedo recomendarle tres cosas básicas, si lo que quiere es trabajar (y sobrevivir) en política:

1.- TODO por escrito. Ya sean contratos, ideas, deudas, órdenes de trabajo, revisión de piezas, pruebas de color u observaciones del cliente… TODO por escrito, ojalá firmado por ambas partes y, como dato anexo, prepárese para pelear.

2.- La palabra innovación tiene otro significado en política. Innovar no es hacer una campaña eficiente de bajo costo en medios alternativos… innovar es ponerle un troquel a un díptico, innovar es hacer que en vez de salir de frente, los candidatos salgan en diagonal, innovar es usar todos los colores de la paleta de freehand, todos, en un degradé al reverso de un calendario de bolsillo. Si usted se cree creativo o creativa, aléjese de la política.

3.- El crédito asciende y la responsabilidad desciende. Este es un principio fundamental en cualquier organismo, pero en política es descarado. Si un candidato sale electo, no está relacionado con el hecho de que la campaña haya contenido los valores fundamentales del grueso de la población y se hayan tratado de forma cercana, generando un sentimiento de representación entre el universo electoral… si el candidato es electo es por dos razones: la plana política superior del partido hizo bien las cosas y el candidato tiene “ángel”. Ahora, si el candidato no sale electo, es responsabilidad de los encargados de la campaña… el hecho que no hayan mandado su foto hasta tres días antes de la elección es irrelevante, asimismo el hecho que no salgan a la calle a hacer campaña… ES RESPONSABILIDAD DE LA AGENCIA.

Tome estas tres recomendaciones y haga lo que estime conveniente, solo puedo decirle que gracias a estos tres pilares de vida, he logrado sobrevivir a tres campañas, una de ellas, más latera que Yoda volado y ésta, que ha sido un verdadero parto. Aplíquese desde ya el principio número tres para cerrar esta publicación: si la encuentra buena, me declaro culpable de haberla escrito, si le aburre o no le parece correcto que toquemos este tema, entonces responsabilice a La Otra Escuela.

By VIK : :

Pd: Nunca olvide que, acorde a la mentalidad política, no hay gesto más ganador que tomarse de las manos y levantarlas en un gesto de “unidad”.

Un pensamiento en “Comunicación Política!

Los comentarios están cerrados.